Aprenda a identificar ofertas de dinero fácil que podrían ser un fraude

woman in black long sleeve shirt covering her face with her hands

Más del 66% de las personas en el mundo se conectan diariamente desde un teléfono inteligente a internet, lo que incrementa las posibilidades de sufrir una estafa.

Hoy en día se han incrementado las propuestas de negocio que ofrecen grandes beneficios económicos, en poco tiempo de ejecución y sin requerir un mayor esfuerzo de trabajo, los cuales pese a ser fraudes tradicionales siguen afectando a las personas.

“Basta con navegar en internet y visitar algunas redes sociales para encontrar cientos de mensajes ‘mágicos’ que ofrecen hacer dinero a cambio de pagar una módica suma, o realizar una recomendación a unos referidos para que se suscriban a un sistema de emprendimiento. Sin embargo, este tipo de estafas no son nuevas, existen desde siempre y de acuerdo con la época cambian el tipo de discurso y método para atraer la atención, pero en el fondo la intención es la misma: aprovecharse del desconocimiento y la necesidad de las personas” afirma Jamez Hernández, presidente y cofundador de Trust Corporate.

Según reportó Statista, analista de mercado global, el año pasado más del 66,6% de la población mundial tenía acceso a un teléfono inteligente, y alrededor de 5.000 millones de usuarios están conectados a internet.

Los perfiles registrados de Facebook superan los 2.900 millones y en Instagram la cifra asciende a más de 1,000 millones. Twitter cuenta con 330 millones de usuarios, se publican 500 millones de tweets cada día. En tan sólo un minuto se envían más de 69 millones de mensajes de texto a través de plataformas como WhatsApp, se comparten 64 millones de fotografías a través de Instagram y se envían 197.6 millones de emails.

“Sin importar si se trata de una reunión presencial, o de un mensaje en las redes sociales, mediante una llamada telefónica o por medio de un email, el principio máximo para aplicar ante cualquier oportunidad de negocio o inversión es que siempre se debe saber que si parece ser demasiado bueno para ser verdad, es porque realmente no lo es, y porque detrás hay un peligro inminente de sufrir una estafa”, explica Hernández.

A continuación, tres tipos de propuestas que deberían servir como una alerta para actuar con precaución y no caer ante una presunta estafa:

Modelo piramidal: Conocido también como Esquema Ponzi, es un tipo de estafa mediante la cual se ofrece a los interesados recibir una rentabilidad muy alta por la inversión que realizan, y que supone ser cubierta con la llegada de nuevos beneficiarios quienes aportan su capital. El crecimiento de este sistema hace que paulatinamente se vuelva imposible cubrir el aporte de uso y el alto beneficio de unos y otros, hasta que se desploma.

“En los últimos años el caso más emblemático en este modelo fue el de Bernard Madoff, inversionista bursátil y banquero estadounidense detenido en 2008 por el FBI acusado de un fraude superior a los USD $64.800 millones. Su estafa consistió en tomar capitales a cambio de grandes ganancias que al principio fueron efectivas, pero que años más tarde se evidenció consistían en un sistema piramidal convertido hoy en uno de los mayores desfalcos de la historia”, explica Hernández.

Pagos anticipados: Otro sistema que aún causa víctimas es el también conocido en algunos países como la carta del príncipe de Nigeria (y sus variantes), utiliza el envío de mensajes y correos electrónicos, que bajo una supuesta oportunidad de cobrar una importante suma de dinero o de acceder a un préstamo en condiciones muy favorables solicitan un serie de datos y documentos, cuando el proceso avanza y la persona está muy cerca de recibir el respectivo monto ofrecido, se pide cancelar por anticipado unos gastos y comisiones requeridas para proceder al desembolso de los fondos. Aquí es cuando se produce la estafa, porque jamás se recibe la cifra prometida y el delincuente desaparece con este depósito.

 

Ser millonario, sin trabajar: Su estrategia en este caso es hacer sentir a las personas que sólo hace falta adquirir o usar una determinada herramienta para aprovechar una ‘oportunidad de oro’ y así dejar de ser empleado, tener que trabajar todos los días y sufrir problemas financieros.

“Frases como, ‘si quieres triunfar debes cambiar la forma de pensar’, ‘si no sueñas en grande no vas a conseguir lo necesario para crecer’, se aprovechan de las personas y los motivan a caer en ofertas o servicios que luego no se materializan y que lo que buscan es quedarse con el dinero de los interesados”, comenta el CEO de Trust Corporate.

Comparte

Más artículos

Planee sus vacaciones con tiempo y evite el caos

Las estrategias de reactivación económica, así como la disminución en las restricciones para viajar y la estabilización de las tasas de infección, han conseguido un aumento significativo en el número