Fusiones empresariales: Mucho más que un negocio

Fusiones empresariales: Mucho más que un negocio

No todas las empresas que hay en el mercado son rivales o compiten entre sí durante toda su existencia. Hoy en día, muchas buscan unirse mediante un acuerdo de fusión con el objetivo principal de lograr ventajas para ambas. ¿Pero qué implica una fusión? ¿Se logra mantener el proyecto original de las compañías? ¿Cuándo conviene hacerlo?

Una fusión resulta ser un proceso de transformación que en algunas ocasiones presenta grandes retos, lo que implica que habrá un cambio para todas las partes involucradas. Esto generará una nueva organización en la que se unirán sus activos y pasivos para formar una nueva entidad en la que desarrollarán una actividad de forma conjunta, bajo un mismo nombre, estructura y objetivo; que estará encargada de mantener las obligaciones y responsabilidades de las compañías originales, pero no siempre mantendrá los mismos procedimientos.

En otros casos, una fusión viene a representar la tabla de salvación para una empresa con potencial, pero que está pasando por una situación económica muy compleja y con un horizonte incierto; en cuyo caso es absorbida por otra empresa y subsiste la compañía que la absorbe.

Acá debemos tener en cuenta que la unión de las organizaciones puede darse entre compañías de diferentes actividades económicas, tamaño o lugar de origen, pero siempre contarán con unos nuevos lineamientos del mercado e industria en la que se desarrollará la nueva empresa. ¿Por qué las empresas se fusionan? Algunos de los motivos que llevan a las empresas a tomar esta decisión se deben principalmente a que les genera beneficios como:

  • Diversificar el mercado: Cuando se lleva a cabo una fusión podemos ampliar y diversificar el horizonte de ambos negocios, lo que permite incrementar la competitividad, al mismo tiempo que se logra disminuir el coste que supondría el desarrollo de nuevos productos de forma individual.
  • Mejores ingresos: Cuando tenemos la posibilidad de expandir el mercado al cual llegamos, la nueva empresa tendrá más oportunidades de negocio, lo que supondrá más contrataciones, más ventas y un incremento de los ingresos para que el negocio continúe desarrollándose.
  • Disminución de los costos: Al momento de unir dos o más empresas, se logran crear objetivos comunes, de tal manera que los procesos se pueden optimizar. Se cuenta con una estructura más organizada y eficiente y reducción de los costos, lo que a su vez ayuda al aumento de las inversiones y contar con mayores ventajas competitivas.
  • Capacidad de negociación: En la medida que una empresa es más grande, mayor es su capacidad de presionar y negociar en sus diferentes áreas. La financiación se hace más fácil debido al respaldo con que cuenta la organización.

Es de esperar, como en todo proceso, que también se presenten retos a los que nos deberemos enfrentar para lograr alcanzar el éxito en la fusión. Esto implica que tenemos que unificar procesos, tecnologías y culturas, que garanticen la productividad y los buenos resultados.

De acuerdo con el informe mensual de Transactional Track Record, junto a Datasite y AON, en América Latina se realizaron 3.633 fusiones y adquisiciones, entre las anunciadas y cerradas, por un importe agregado de US$166.781 millones en 2021, lo que representó un incremento anual del 40.65%. Brasil lidera el ranking de países más activos de la región, con un total de 2.560 operaciones en el año, un aumento de 51%; seguido por México, con 394 operaciones, un crecimiento de 25%; y US$19.355 millones de su importe, lo que indica un aumento de 78%.

La fusión de las empresas es una manera de unir esfuerzos para mejorar la competitividad y los resultados en general, pero si se realiza con una estrategia transparente en la que se tiene en cuenta los beneficios que podría generar para todos los involucrados, puede ser el proceso para llevar tu negocio aún más lejos.

Comparte

Más artículos