La importancia de promover los diferentes tipos de liderazgo empresarial

people on conference table looking at talking woman

El liderazgo empresarial es una habilidad que cada organización debería desarrollar y promover en sus colaboradores. Su aplicación faculta la obtención de resultados y metas en las organizaciones, al igual que el desarrollo profesional de cada uno de sus integrantes.

Un buen líder analiza las habilidades y el potencial que tiene cada uno de sus colaboradores y tiene destreza para saber dónde y cómo aprovecharlas, para así fomentar el crecimiento empresarial y personal en cada uno de los empleados. Una persona motivada y comprometida es altamente eficiente y esto repercute directamente en el cumplimiento de las metas de la compañía.   

Hace tan sólo un par de décadas, el estilo de liderazgo en las empresas, en gran medida, era del tipo autocrático, es decir, aquel en el que el jefe imponía las decisiones bajo su criterio, sin consultar la opinión de sus subordinados y pares. Pero ante los continuos cambios en los modelos empresariales y económicos, este concepto parece estar revaluado y hoy se requiere el desarrollo de otro tipo de habilidades.   

Las nuevas generaciones, encabezadas por los millennials, esperan recibir otro tipo de respuesta por parte de sus superiores; si un trabajador no se siente valorado, más allá del salario físico que devengue, no lo duda dos veces y cambia de empleo. Hoy se requieren sistemas de liderazgo participativos, democráticos, orientados a las personas, que promuevan y desarrollen el talento.

Tradicionalmente las empresas se organizaban de manera jerárquica en las que estaban claramente diferenciados los puestos, las responsabilidades y la autoridad o los tipos de liderazgo empresarial de forma vertical. Pero este modelo está siendo relegado por la adopción de nuevas características en el tipo de líder que las empresas requieren y en la forma como sus colaboradores atienden su mensaje. Debemos entender que al igual que las empresas se actualizan y nacen nuevos emprendimientos, igual ocurre con la figura de la persona que impulsa y encarna la voz para el cumplimiento de estos objetivos.       

Los nuevos tipos de liderazgo empresarial

Las empresas procuran asegurar el mejor rendimiento posible de su equipo y en ese sentido se deben cuidar las diferentes etapas que atraviesan los profesionales con los que cuentan. Ni todas las áreas o cargos de trabajo en una organización requieren del mismo tipo de líder, ni las personas son iguales, ni tampoco responden de la misma manera ante un estímulo o reto. 

Identificar las necesidades y el perfil de los colaboradores, los directores y hasta el mismo estilo de presidente o directivo, son una labor que marca la diferencia en la forma como se hacen los procesos y el camino que se elige para la obtención de resultados. Los siguientes tipos de liderazgos, nos servirán para comprender de los beneficios que hay al saber elegir el estilo o los estilos que mejor se ajustan a cada tipo de empresa: 

Delegativo: Se caracteriza por la no intervención y la poca retroalimentación por parte de los subalternos. Da a los colaboradores vía libre para llevar a cabo sus ideas y proyectos, promoviendo la creatividad y la motivación.

Democrático: Su característica principal es implicar a los trabajadores en la configuración de estrategias y dinámicas laborales. Este tipo de líder promueve el diálogo y la toma de decisiones entre todo el grupo, recibe las opiniones de cada empleado, aunque finalmente sea él quien tome las decisiones más estratégicas.

Transaccional: Se fundamenta en el intercambio de información y beneficios, sin hacer una diferenciación de las jerárquicas en la organización. Los trabajadores reciben incentivos según su rendimiento laboral y el líder sale beneficiado por la implicación y motivación de los primeros.

Transformacional: Dedica su gestión a que se implementen altos niveles de comunicación entre empleados y su líder. Esto refuerza el ambiente grupal y hace más sencillo que se consigan objetivos y resultados satisfactorios. 

¿Existen liderazgos contraproducentes?

Un liderazgo positivo ayuda a mejorar el rendimiento de los empleados, su bienestar o aumenta los beneficios de la empresa. Por el contrario, un estilo negativo o perjudicial puede crear estrés o desgaste en el equipo de trabajo, bajar su autoestima y provocar pérdidas en el desempeño de la empresa.

Es común usar el término de jefe como un sinónimo de líder; pero esto no necesariamente es lo mismo, y esta figura puede encarnado en cualquier colaborar de la organización, en una persona que tenga un conocimiento específico y técnico sobre un determinado tema o aquel que destaque por el buen manejo de sus habilidades blandas o el buen desempeño en sus tareas. Esta tendencia la encontramos con mayor dinamismo en los nuevos emprendimientos y las pymes. 

Las compañías están apostando cada vez con una mayor decisión por incluir en sus modelos organizacionales la adopción de nuevos conceptos de liderazgo empresarial porque han comprobado que así los trabajadores son más productivos y se consigue un mejor clima laboral. Ante la adopción de diferentes modelos de trabajo un líder encuentra en la tecnología un recurso efectivo, capaz de impactar de una mejor manera en su equipo. Una estrategia de liderazgo empresarial innovadora deberá ir acompañada de una transformación digital.

Comparte

Más artículos

Abrir chat