Cómo entender las inversiones de bajo riesgo con un buen rendimiento a mediano plazo

green plant on brown round coins

Cuando hablamos de inversión debemos partir del hecho de que ‘invertir’ no es igual a ‘ahorrar’, no existe una apuesta segura en un 100%, ya que hasta los bonos de los Estados pueden, en situaciones extremas, generar pérdidas.

En este momento en que el mundo entero está padeciendo no solo las consecuencias humanas y sociales, sino también las implicaciones económicas generadas por la covid-19, es más importante tener claro en qué podemos invertir sin exponer nuestro patrimonio a un riesgo alto y obteniendo una rentabilidad que nos permita proteger nuestro dinero de la pérdida de poder adquisitivo producto de la inflación.

Lo primero que debemos hacer en el caso de que hayamos generado ahorros que nos permitan pensar en comenzar a invertir parte de estos y hacerlos crecer, es saber qué tipo de inversionista somos, cuál es nuestro perfil, ¿somos conservadores, buscamos cuidar nuestro patrimonio y obtener algo de rentabilidad?, ¿somos arriesgados, tenemos la sangre fría que se requiere para colocar nuestro dinero en un activo que nos pueda generar alto rendimiento, pero que también puede tener grandes pérdidas?, o, ¿somos moderados, que buscamos arriesgar medianamente, a sabiendas de que dicha apuesta está cubierta por otras que son seguras, pero con tasas de rendimiento bajas?

Si eres del tipo de personas que más que buscar generar altas tasas de rendimiento y arriesgar de igual manera el dinero, estás buscando estabilidad en tu patrimonio, destinar parte del mismo a inversiones que te permitan generar un plan para llegar a tener una vejez digna a través de un plan de retiros lógico y rentable, hoy vamos a hablarte a ti.

Invertir no es una tarea fácil, requiere de mucha dedicación, estudio, conocimientos básicos financieros y mucha consciencia, es por esto que, si deseamos montarnos en el tren de la aventura de las inversiones, lo primero que debemos hacer es estudiar un poco acerca de ciertos términos que nos ayuden a entender muy bien de qué nos están hablando cuando nos ofrecen algún tipo de activo para invertir, o quizá cuando leemos de los mismos en las redes, internet y los medios de comunicación.

Hay cursos online que pueden hacerse sobre finanzas personales, o bien, si somos de aquellos internautas apasionados de plataformas como YouTube, existen muchas alternativas para hacerlo.

Estudiar, prepararnos y comprender términos y conceptos relacionados con inversiones nos permitirá tomar decisiones acertadas y, además, no ser víctima de ofertas engañosas de personas que ofrecen activos financieros con tasas de interés muy altas, supuestamente seguras y sin ningún tipo de riesgo.

Cuando hablamos de inversión debemos partir del hecho de que “invertir” no es igual a “ahorrar”, no existe una apuesta segura en un 100%, ya que hasta los bonos de los Estados pueden, en situaciones extremas, generar pérdidas. Es por esto que nuestros ahorros siempre tienen que estar separados de lo que es nuestros fondos disponibles, incluso lo ideal es tener cuentas bancarias separadas para no confundir los mismos.

Seguridad, un factor decisivo

Hoy les presento un pequeño listado de posibles activos en los cuales se puede invertir, de manera menos arriesgada y con tasas de rendimiento que permitan no solo cubrir nuestro dinero ante la posible pérdida de poder adquisitivo producto de la inflación de cada país, sino que, además, generen una utilidad que a su vez ayude a construir nuestro plan de retiro y llegar a tener una vejez digna, que es lo que todo ciudadano al final desea.

Pero antes, debemos traer una frase del multimillonario Warren Buffet, que dice: “Nunca inviertas en un negocio que no puedas entender”, y esto lo podemos asociar con lo que indicaba anteriormente, en el sentido que debemos prepararnos para comenzar esta aventura, porque mientras más informados estemos, más efectivos seremos.

Partiendo de esta idea y del hecho de que nuestra meta va a ser siempre invertir con rendimientos por encima de la tasa de inflación del país en el que estemos, pondremos el ejemplo de Panamá, quien en los últimos 6 años ha tenido una tasa de inflación promedio del 0,22%, siendo una de las economías más prósperas y con mejor proyección de la región. Si deseáramos invertir en activos sencillos de entender, de manera segura y con tasas de rendimiento que cumplan la misión que nos hemos encomendado anteriormente, podríamos dar la siguiente lista: depósitos a plazo fijo (DPF): Una de las opciones más comunes y mayormente conocidas por todas las personas bancarizadas, y que, dependiendo del monto de la colocación, los mismos están garantizados por el Estado en caso de que algún banco quiebre, cosa poco probable, luego de las políticas de seguimiento que se impusieron a nivel mundial a raíz de la crisis económica generada en el año 2008 a causa de los llamados bonos subPrime. Los DPF en Panamá pagan tasas de interés que, dependiendo del banco, van desde el 2,875% a una colocación de 1,5% años, hasta poco más del 3,500% a una colocación de 4 años. Aquí podemos observar que el rendimiento que ofrecen son por mucho, superiores al promedio de la tasa de inflación de este país.

Bonos del gobierno, Letras de Tesoro: Son obligaciones que asumen los Estados generalmente a mediado o largo plazo para captar dinero privado o público, dependiendo de a quién estén dirigidos. En muchos casos ofrecen cupones de rendimiento que se distribuyen en el tiempo de duración del bono, o bien, porcentajes de descuento en las compras, lo que hace que ya al adquirirlo se genere una utilidad.

En el caso de Panamá, los bonos globales van desde el año 2025 a una tasa del 3,75000%, a 2027, a una tasa del 8,8750% y el de 2029 a una tasa del 9,3800%.

Obligaciones privadas de renta fija: Muchas empresas acuden al público, a inversionistas pequeños o grandes a través de la emisión de obligaciones para captar fondos para sus empresas, las cuales deben pasar por estrictos y rigurosos análisis de temas legales y financieros por parte de las Bolsas de Valores de cada país; estas obligaciones son de renta fija, por lo que el nivel de riesgo es muy bajo y están garantizadas por activos de las mismas empresas, convirtiéndose así en una muy buena opción para aquellos inversionistas que deseen comenzar a conocer este mundo de las inversiones.

Bienes raíces: Si tienes un poco más de capital para invertir y quieres hacerlo de forma segura, lo ideal es hacerlo en proyectos inmobiliarios o inmuebles en las principales ciudades y zonas turísticas de tu país, porque con esto garantizarás la revalorización del metro cuadrado de tu propiedad y además es posible rentarlo, así garantizar un flujo constante de turistas que, con un sitio y atención de calidad, te harán obtener ingresos adicionales.

Invierte en ti: La mejor decisión y la que puede llevarte a crecer de manera segura y acertada tu dinero es que inviertas en tu preparación, en la de tus hijos o núcleo familiar, ya que esto te dará una óptica distinta al momento de evaluar las cosas y podrás tomar mejores elecciones.

Entendamos la educación y preparación como una inversión a muy corto plazo y estoy seguro de que no se arrepentirán.

Es importante que tengamos en cuenta que, ante los vaivenes económicos generados por el nuevo coronavirus, las inversiones a corto plazo pueden ser algo arriesgadas, por lo que si tienes la posibilidad, invierte de mediano a largo plazo de manera de que no vayas a ver afectado tu patrimonio, porque la tan nombrada crisis económica que anuncia el Fondo Monetario Internacional, podría estar cerca. Por último, diversifica tus inversiones, de manera que ante la posibilidad de que alguna no vaya como esperas, quedes protegido con las otras que hayas realizado.

El autor es presidente y cofundador de Trust Corporate

Comparte

Más artículos

Abrir chat