Cómo organizar nuestros fondos al momento de invertir

Por ello hoy quiero hablar sobre la forma en la que debemos invertir nuestros fondos de manera que tengamos siempre la liquidez necesaria

Recientemente la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Kristalina Georgieva indicó que la recesión económica del año 2020 no iba a ser tan severa, reduciendo el organismo la previsión de contracción para Latinoamérica y el Caribe de 9,4% a 8,1%, pero aseguró que la recuperación sería larga, desigual e incierta, al tiempo que manifestaba que para los países de bajos ingresos “el golpe es tan profundo que hay un riesgo de que haya una generación perdida”.

Este anuncio nos lleva a estar más alertas y ser más precavidos respecto de la administración de nuestros recursos, lo que toma mayor valor al momento de hablar de inversiones ya que una decisión tomada a la ligera o donde no consideremos todas las aristas necesarias podría no solo causarnos mucho estrés sino además ocasionarnos problemas de liquidez.

¿Sabías que el error más común al momento de invertir es no hacer apartados y si la inversión no rinde frutos inmediatos o dentro de lo esperado enfrentarse a situaciones de iliquidez considerables?

Por ello hoy quiero hablar sobre la forma en la que debemos invertir nuestros fondos de manera que tengamos siempre la liquidez necesaria o la posibilidad de obtener liquidez de manera rápida, lo que depende directamente de cuánto invirtamos y en qué lo hagamos.

Existen diferentes tipos de inversión que separaremos según su rendimiento y su capacidad de transformación en dinero líquido de un momento a otro, pero en todas aplica la premisa de que “a mayor rendimiento mayor riesgo”, por lo que si aspiramos a obtener utilidades altas seguramente estaremos más expuestos a perder dinero, por lo que el inversor debe tener sangre fría y los ahorros suficientes para soportar una posible pérdida.

En materia de rendimiento podríamos dividir las Inversiones en Alto Riesgo, Riesgo Moderado y Bajo Riesgo, y en materia de Liquidez podemos decir que las hay de fácil conversión a líquidas, otras de liquidez moderada, y las últimas de liquidez lenta.

Las Inversiones de Alto Riesgo generalmente son de Renta Variable donde los extremos a los que el inversor está expuesto nos deben hacer reflexionar bien ya que puedes generar una buena utilidad, ganar poco o nada, o perder. Como ejemplo tenemos las acciones en bolsas de valores y las de criptomonedas, entre otras. Generalmente estas inversiones son fácilmente transformables en liquidez, pero expuesto a la pérdida propia del precio de mercado de ese momento y a la voracidad del inversor que las adquiera ya que él también estaría expuesto a pérdidas.

Las Inversiones de Riesgo Moderado o Conservador como su nombre lo indica, son aquellas donde la utilidad esperada es media, el riesgo es poco y por lo general su posibilidad de transformarlas a dinero líquido no son tan rápidas. Acá podríamos ubicar las Inversiones en Instrumentos de Renta Fija en fondos de deuda privada, fondos fiduciarios de bienes raíces, entre otras.

Las Inversiones de Riesgo Bajo son aquellas donde el riesgo es mínimo pero la rentabilidad esperada es también pequeña, ideal para personas con muy poco apetito de riesgo o con pocos recursos. Acá tenemos los Instrumentos de Renta Fija Bancarios, los Bonos de Deuda Pública, entre otros. La capacidad de transformarlos en dinero líquido es relativamente rápida a un costo muy pequeño.

Si quieres invertir te recomiendo que las diversifiques en: Bajo, Moderado y Alto riesgo, y mantengas una posición en dinero líquido en una cuenta de ahorros bancaria, de manera de que en caso que requieras liquidez inmediata no tengas que sacrificar parte del capital que tienes invertido para obtener esa liquidez que requieras.

Si deseas invertir en inmuebles, es muy importante que evalúes los mercados, escojas sitios donde el metro cuadrado pueda revalorizarse de manera constante y donde puedas tener la opción de vender de forma expedita, tal como los inmuebles ubicados en zonas turísticas.

Por último, si te estás iniciando en el mundo de las inversiones, te aconsejaría que te asesores por personas conocedoras del área y en última instancia, comiences con inversiones de riesgo bajo a moderado, y muy poco en inversiones de alto riesgo, de manera que vayas adquiriendo el conocimiento poco a poco y puedas descansar tranquilo todas las noches sin estar pendiente de la evolución diaria del precio de los activos en los que invertiste.

Comparte

Más artículos

Abrir chat