Los criptoactivos se toman al mundo

El mundo actual experimenta un crecimiento en el uso de los criptoactivos o también conocidos como criptomonedas o criptodivisas, y más después de que Coinbase

El mundo actual experimenta un crecimiento en el uso de los criptoactivos o también conocidos como criptomonedas o criptodivisas, y más después de que Coinbase, la plataforma de intercambio de este tipo de activos más grande del planeta movilizara por encima de US$1.900 millones justo el día antes de que sus acciones salieran a la venta en Nasdaq, el segundo mercado de valores y bolsas valores automatizadas y electrónica más grande de los Estados Unidos, batiendo récords en este sentido.

Quizás este crecimiento ha venido apalancado por el apoyo que empresarios y multimillonarios como Elon Musk, dueño de Tesla, han dado a la criptomoneda, informando acerca de su compra por más de US$1.500 millones en Bitcoins, lo que hace mermar el temor que muchas personas tienen ante la inestabilidad en los precios de los criptoactivos.

El fenómeno es tan importante que ya existe un ranking de los 10 países con mayor adopción de esta forma de monedas digitales, liderados por Ucrania, luego Rusia, seguido de Venezuela, China, Kenia, Estados Unidos, Suráfrica, Nigeria, Colombia y Vietnam.

Lo interesante de este listado es que, en países como Colombia, este medio de pagos no ha sido regulado normativamente y por ende se encuentra en la nube de la legalidad tácita, ya que, por premisa legal: “todo aquello que no está expresamente prohibido por la ley, es permitido”.

Muchas han sido las objeciones que se han puesto a las criptomonedas, como el hecho de que pudieran ser utilizadas para el lavado del dinero en aquellos países donde no existe regulación, ya que no hay medidas para aplicar la figura de “conozca a su cliente” por parte de los vendedores de los activos, o bien, porque sus cotizaciones no obedecen a unas reglas específicas ni a estadísticas que permitan anticipar su evolución; sino meramente a especulaciones de mercado.

Lo cierto es que el mundo entero se está volcando hacia esta nueva forma de pago que permite no solo hacernos de bienes y servicios, sino que está cada vez tomando mayor fuerza como medio de inversión, por lo que más temprano que tarde ésta será la forma de negociar en el futuro.

En este sentido, ha sido tal el crecimiento de los criptoactivos se mueve más de US$2 billones, distribuidos en 4.715 diferentes tipos de criptomonedas, de los cuales el Bitcoin ocupa el 52% del mercado, Ethereum en 13%, Binance Coin el 4%, Ripple 4%, entre los más importantes.

Tal ha sido este crecimiento y boom de las criptodivisas que sólo en América y Europa existen ya más de 14.903 cajeros que operan con criptomonedas donde podrás intercambiar tu posición por la moneda del país respectivo. El país que lidera la posesión de estos cajeros es Estados Unidos con más de 12.907 máquinas, seguido de Canadá con 1.152 y luego Reino Unido con 211.

De este lado del continente encontramos que existen más de 101 cajeros de criptomonedas, de los cuales Colombia tiene 50 máquinas, seguido de Panamá con 17, República Dominicana 14, Argentina 10 y México 4, entre los más destacados.

Existen algunos países donde las transacciones con criptomonedas son ilegales como Bolivia, Ecuador, Argelia, Marruecos, Egipto y Vietnam, entre otros. Hay algunos estados que han reconocido la legalidad de las operaciones con criptoactivos como EE. UU, Canadá, México, Japón, China, Sudáfrica, Panamá, Argentina, Venezuela, Suiza, Francia y Alemania entre otros; y existen otros donde no hay regulación como Chile, Colombia, Reino Unido, India y Nueva Zelanda.

En todo caso, si decidimos montarnos en esta ‘Ola de las Criptomonedas’ es importante que consideremos siempre invertir de manera diversificada, con inversiones seguras y otras más riesgosas, como las criptodivisas, sin destinar todo el dinero que se tiene o todos nuestros ahorros en realizar transacciones de criptoactivos, ya que si la situación no se da como se espera, el impacto financiero puede ser devastador, comencemos con inversiones bajas cuyo riesgo sea soportable a nuestras finanzas y en la medida en que vayamos obteniendo utilidad o rendimiento, podemos tomar decisiones un poco más importantes.

Comparte

Más artículos

Abrir chat