Covid-19: efectos en las cadenas de suministro y en el mercado

En una encuesta reciente a cerca de 715 gerentes para prever las causas de afectación de la pandemia sobre las cadenas de suministro de industrias como la automotriz, transporte, salud, ‘retail’, se determinó que las principales fallas están relacionadas con la falta de personal por suspensión de movilidad, lo que provocó un desabastecimiento en mercancías y materias primas

2021 será un año de grandes retos para las economías de los países, las industrias, las pequeñas, medianas y grandes empresas, así como para los consumidores, en el proceso de adaptación a esta nueva realidad.

Los negocios también se han visto obligados a adoptar el concepto de “resiliencia y reinvención”, como parte de la vida y de los retos que les compete enfrentar.

Recordemos que ya el año 2020 venía golpeado a nivel global por la guerra comercial entre EE.UU. y China, lo que trajo como consecuencia la retaliación del gigante asiático, convirtiéndose así en un enfrentamiento arancelario de magnitudes gigantescas y que trajo como consecuencia que el país asiático tuviera un crecimiento de su producto interno bruto (PIB) inferior al 6%, el porcentaje más bajo en varias décadas.

Pero esta guerra comercial también se trasladó hacia Europa, subiendo los aranceles del acero y otros materiales, lo cual creó una ralentización en el crecimiento de casi todos los países ya que, en un mundo global, si potencias económicas y comerciales ven contraídas sus economías esto repercute en otros países.

Un debilitamiento generalizado

En 2020, al convertirse el SARS-Cov-2 en pandemia, China ordenó el confinamiento de todos sus ciudadanos, lo que trajo como consecuencia la paralización total de la industria de ese país, el cual produce el 18% del PIB mundial, siendo además el mayor productor de equipos electrónicos, así como de piezas eléctricas y automotrices, amén de ser uno de los más importantes en la fabricación de materiales e insumos destinados a la construcción.

Ante esta situación, previo a que el nuevo coronavirus se hubiera propagado por el resto del mundo, ya se esperaban interrupciones en las cadenas de suministro a nivel universal.

Por ello, cuando el virus se transformó en pandemia, ya se sabía que la paralización del aparato productivo de los países haría inestable la oferta y demanda de productos y servicios, así como la cadena de suministros.

A pesar de que según informes de la Organización Mundial de Salud (OMS), existen en el mundo más personas vacunadas que contagiadas, no se ha podido lograr la llamada ‘inmunidad de rebaño o inmunidad comunitaria’, según la cual en la medida en que el porcentaje de personas inmunes dentro de una comunidad aumente, la probabilidad de transmisión baja.

Y si a esto le sumamos el nacimiento de nuevas cepas, hemos de suponer que las dificultades en cadenas de suministro se encuentran en su nivel más alto, por la falta de componentes derivados del cierre de fronteras, la inestabilidad en la oferta y la demanda y las situaciones geopolíticas entre países que pudieran afectar mucho más el desarrollo de las mismas.

Transporte y desabastecimiento

En una encuesta reciente a cerca de 715 gerentes para prever las causas de afectación de la pandemia sobre las cadenas de suministro de industrias como la automotriz, transporte, salud, retail, entre otras, se determinó que las principales fallas están asociadas a la falta de personal por suspensión de movilidad, lo que provocó un desabastecimiento en mercancías y materias primas obligando a las empresas a buscar alternativas para evitar el colapso.

Las afectaciones en el transporte aéreo y marítimo que impactan las importaciones y las exportaciones, traen consigo el aumento de los precios; el retraso en los procesos de aduanas y derechos arancelarios propios del desconfinamiento gradual, considerando que el Estado es el que genera la mayor cantidad de empleos y por ende los más riesgosos a nivel de contagios. También destaca la ralentización propia de la adaptación a las nuevas condiciones laborales sobre medidas de bioseguridad, entre otros.

Respuesta a la crisis económica en las empresas

Asimismo, debemos considerar que la contracción económica global traerá consecuencias en materia de demanda por parte de clientes y usuarios, lo que, aunado a lo anterior muestra que nos enfrentaremos a inestabilidad en cuando a la oferta y la demanda, por lo que las empresas necesitarán preparar planes de acción para aminorar los riesgos ante esta nueva realidad; para ello deben:

• Diseñar un plan estratégico donde se contemplen todas las acciones necesarias para aminorar los riesgos en materia de cadenas de suministro, así como la inestabilidades en la oferta y la demanda de sus productos y servicios.

• Evaluar a fondo la red de proveedores, de manera que se pueda identificar a los que estén más calificados a nivel de procesos e inventario, así como aquellos que tengan debilidades en su cadena de suministros y reconocer aquellos que tengan riesgos, estableciendo procesos que promuevan mejor comunicación de negocio a negocio e incidan directamente en la capacidad de respuesta.

• Concienciar y armar un plan de acción de cara a la transformación digital para no solo hacer nuestros procesos internos y externos más accesibles y amigables, sino para aprovechar mejor los datos de la empresa, del mercado y la competencia, y con esta data armar y analizar estadísticas que serán empleadas para evaluar diferentes alternativas, estrategias de  contratación, análisis de costo-beneficio, y tomar decisiones trascendentales.

• Establecer modelos de negocios con una sencilla puesta en práctica, accesibles y asequibles, de manera que el flujo de trabajo sea el más dinámico posible.

• Conformar un comité de evaluación de los procesos relacionados con la cadena de suministros y la oferta y la demanda de nuestros productos y servicios, de manera que se pueda identificar alguna anomalía con el tiempo suficiente para tomar decisiones asertivas.

En momentos como el actual, el concepto de resiliencia toma un rol protagónico en todas las empresas, ya que, si bien es cierto que el nuevo coronavirus ha traído consecuencias drásticas, no solo desde el punto de vista humano y social, sino también en materia económica, nos corresponde a los empresarios superar las mismas buscando alternativas para mantenernos en el tiempo.

Comparte

Más artículos

Abrir chat