Fraudes electrónicos, ¿cómo evitarlos?

Espero que estos consejos ayuden a no caer en manos del cibercrimen y de personas mal intencionadas, más en estas épocas donde se hace muy frecuente este tipo de intentos.

¿Sabías que el ‘cibercrimen’ mueve cifras anuales por encima de los tres trillones de dólares americanos? Ahora que se acerca la época decembrina donde producto del pago de las primas, utilidades o aguinaldos, aumenta la liquidez y por ende las compras es donde más pendiente debemos estar y evitar ser víctimas de los fraudes o las estafas que se cometen en estos tiempos, desde las más sencillas como comprar en una página web falsa hasta las más sofisticadas como ser presa de personas que con artimañas extraen los datos de los productos bancarios y vacían los mismos.

El Covid-19 ha servido como catalizador para potenciar el crecimiento del comercio electrónico donde el aumento de la oferta de productos a través de la web y las redes, así como el nacimiento de nuevas e-commerce ha sido gigantesco. En la misma proporción han subido las compras online, las cuales nada más durante el primer semestre de 2020 aumentaron un 300% con respecto al mismo período del año anterior.

Tipos de fraudes más frecuentes

Pero este incremento no sólo ha traído cosas buenas, de la misma manera en que ha crecido el comercio electrónico, han aumentado los delitos hechos por esta misma vía. Es por esto que he querido dedicar la Columna de esta semana a hablar sobre los principales tipos de fraude que se cometen en estas épocas, así tenemos:

  • Páginas web o vendedores vía web falsos: Basta con entrar a sitios market place como Amazon, E-Bay o Mercado Libre para conseguir miles de ofertas de productos y servicios, así como varios vendedores del mismo producto con ofertas realmente importantes y precios muy bajos. Pero lamentablemente no todos esos vendedores son reales o serios, así como los bienes que ofrecen.
  • Phishing: Ésta es la forma más común de ciber estafa. Recibes un correo electrónico en el cual te indican que, por temas de seguridad, mejoras, mantenimiento de los sistemas, verificación de identidad por intentos fallidos de acceso a tus cuentas y para evitar el bloqueo de las mismas, debes suministrar información como números de cuenta bancaria o de tarjetas de crédito o débito, códigos de seguridad de las mismas, entre otros, para así ‘pescar’ esa información y cometer fraudes con compras electrónicas utilizando tus datos. 

Según la página Statista, sólo durante el segundo trimestre de 2020 el total de los intentos de Phishing a nivel mundial se distribuyó así: Venezuela 17,56%, Brasil un 12,91%, Australia 10,74%, España 9,67%, Estados Unidos 8,85%, Colombia 8,51%, México 7,41%, y China 3,26%.

  • Pharming: Cuando usamos un buscador para encontrar el sitio web de alguna institución bancaria y le damos clic directamente a este enlace es posible que sea un fraude y nos lleve a una página exactamente igual a la real del banco, en la que aparecerá  una mensaje emergente donde se pida actualización de datos y número de tarjetas, cuentas bancarias, usuarios, claves de ingreso, así como códigos de token (en caso de bancos que usen tokens impresos) y con ello tendrán toda la información para hacer transferencias y sacar dinero de nuestras cuentas.

En la actualidad muchos bancos han migrado hacia los tokens dinámicos que emiten cada vez que se realice una operación un código distinto que se cruza tecnológicamente con el sistema bancario y así se evitan fraudes, haciendo menos vulnerables a los cuentahabientes.

  • Vishing y Phishing Electrónico: A través de sistemas de voz o llamadas telefónicas de personas haciéndose pasar por ejecutivos del banco te inducen a llamar a una supuesta central de teléfonos de la institución para confirmar tus datos porque tu cuenta tuvo intento de fraude. Al llamar atiende un operador que dice ser de la entidad bancaria y solicita información fundamental de tus productos bancarios, claves, usuarios, códigos de acceso y código de seguridad, y con esos datos extraen fondos de tus cuentas.
  • Smishing: En esta modalidad te solicitan información con mensajes a través de SMS o vía WhatsApp solicitándote información bancaria, las personas pueden caer en este fraude al observar que los mensajes vienen con datos como si realmente fuesen de la entidad.

Recomendaciones para evitar el fraude

Los antes mencionados son los casos más usados para hacer fraudes en estas épocas, ahora ¿cómo los evitamos?:

  1. Compremos sólo en páginas webs o redes originales, certificadas de la marca o que tengan reputación corporativa o empresarial, y en el caso de marketplace revisemos muy bien el historial del vendedor, las respuestas y comentarios de otros compradores.
  2. Nunca suministres datos fundamentales de tus productos bancarios como números de cuenta, de tarjetas de crédito o débito, códigos de seguridad, salvo que sean compras en comercios con reputación.
  3. Si tu banco maneja el sistema de seguridad de token impreso y no dinámico, evitar dar estos datos en su totalidad, ya que para ninguna transacción esta información es necesaria.
  4. Coloca los datos completos de la dirección web del banco en la barra URL de tu explorador y evita así usar buscadores y hacer clic directamente en ellos.
  5. No pierdas de vista tu tarjeta de crédito o débito al momento de pagar para así evitar la duplicidad de chip que es otra modalidad fraude.

Espero que estos consejos ayuden a no caer en manos del cibercrimen y de personas mal intencionadas, más en estas épocas donde se hace muy frecuente este tipo de intentos.

Comparte

Más artículos

Abrir chat